Universidad Nacional de Rosario y Calles Perdidas: el avance del narcotráfico en la ciudad de Rosario

Anahí Lovato

“Somos, fundamentalmente, narradores de historias”

Al fin y al cabo, los periodistas somos narradores del mundo. A veces son historias pequeñas y simples. Otras, más complejas. Pero siempre se trata de relatos. Así lo entendemos en nuestra práctica profesional en la Dirección de Comunicación Multimedial de la Universidad Nacional de Rosario, bajo la dirección del Mg. Fernando Irigaray.

El periodismo de datos es, antes que nada, periodismo. Eso quiere decir que requiere de las habilidades investigativas y narrativas más esenciales del periodismo, aunque nos permite sumar, también, la posibilidad de valernos de grandes volúmenes de datos para narrar. En este punto, compartimos la visión de Paul Bradshaw, quien sostiene que los datos pueden ser tanto la fuente como la herramienta para contar la historia.

La digitalización de los datos -y, con ellos, la digitalización de la cultura- es el principio básico de nuestro actual ecosistema de medios. Un ecosistema en permanente transformación. Así lo expone Lev Manovich, para quien la representación numérica, el código binario -por lo general, invisible para los prosumidores- es el lenguaje que sustenta nuestra comunicación digital. En los medios digitales, los elementos son modulares, pueden extraerse, trasladarse y mostrarse en otros espacios, y transcodificarse: traducirse a otros formatos, sin dejar de ser nunca, en la base, largas cadenas de ceros y unos. La automatización también es un principio del lenguaje de los nuevos medios. Y es, además, un proceso que puede aparecer en diferentes estadios del periodismo de datos.

Con esas ideas en mente, comenzamos a experimentar con herramientas del periodismo de datos en el marco de las producciones digitales de la Universidad Nacional de Rosario. Empezamos por preguntarnos, cuestionarnos, hacer, errar, y aprender.

El data journalism emergió con mucha fuerza en ocasión de las ponencias del 4° Foro Internacional de Periodismo Digital, organizado por nuestra universidad y celebrado en Rosario en 2012. Allí, nos referimos al periodismo de datos como “un nuevo modo de pensar las noticias, sacarlas por un momento de la tradicional lógica del artículo, que aún cuando es multimedia, muchas veces es una simple yuxtaposición de lenguajes precedentes. El periodismo de datos promete no sólo abrir un nuevo de modo de contar y acceder a las noticias, sino también quizá tenga una de las claves de la desesperada búsqueda del modelo de negocios que tanto persiguen las empresas”.

Fue a partir de esas primeras conversaciones que, en la mesa de producción de contenidos de la Universidad, decidimos ponernos a estudiar qué se estaba haciendo, en otras latitudes, en materia de periodismo de datos. “Scraping for journalists”, el e-book en beta permanente publicado por Paul Bradshaw, fue nuestro texto de cabecera para iniciar la exploración. Allí, el periodista sugiere que existen cuatro formas de obtener datos: recibirlos directamente de una fuente, pedirlos mediante leyes de acceso a la información, encontrarlos a través de métodos de búsqueda avanzada, y “scrapearlos”, es decir, extraerlos “rascando” recursos digitales con la ayuda de una PC. Comenzamos, entonces, por hacer pruebas básicas de scraping utilizando fórmulas para importar HTML en hojas de cálculo de Google Drive. Descubrimos allí un gran aliado para capturar datos, pero también, fundamentalmente, para compartir sets de datos y trabajar colaborativamente en las producciones del equipo.

Siguiendo a Bradshaw, comprendimos también que el periodismo de datos requiere de una serie de procesos desarrollados con el objetivo de comunicar historias de forma clara. Compilar, limpiar, contextualizar y combinar datos son etapas necesarias en el proceso. Probando herramientas y aplicaciones para cada instancia, pasamos por:

El tiempo dedicado a estudiar procedimientos y probar herramientas se tradujo en propuestas de periodismo de datos para el tratamiento de los temas abordados como contenido del portal de la Universidad. Produjimos una serie de notas y especiales multimedia donde nos animamos a incorporar propuestas de visualización de datos como una estrategia de contextualización de la información, pensando en facilitar la exploración de las temáticas por parte de los usuarios.

Así, en el especial multimedia titulado ¿Quiénes estudian en la UNR?, nos adentramos en el análisis de cómo se compone el alumnado de la Universidad, qué variaciones ha tenido a lo largo de los últimos diez años, de dónde llegan los estudiantes que pueblan las aulas de las facultades. El especial se organizó con tres nodos informativos, donde se incluyeron entrevistas en formato audiovisual, artículos hipertextuales y dashboards de datos, organizados con Tableau Public. En el primer nodo, se propone a los usuarios explorar las variaciones en el alumnado de la Universidad, por Facultad, entre los años 2002 a 2012. El segundo nodo muestra la procedencia de los ingresantes en 2012. El último nodo muestra la progresión del alumnado, con datos desagregados por género en cada Facultad.

Para la sección I+D, un espacio dedicado a la divulgación de conocimiento científico producido en la UNR, decidimos volver a aprovechar la versatilidad de los dashboards de Tableau Public para mostrar las características del mercado del suelo en la periferia de Rosario. Recopilamos allí información sobre precio del suelo, diferencias entre zonas, variación anual, precio de alquileres, oferta, permisos para construcción, etc. Además, aprovechamos Google Maps Engine para georreferenciar áreas urbanas con propiedades particulares.

Luego, en casos como la nota titulada Taller vocacional inclusivo, hicimos pruebas con iCharts. Para la nota Migrantes paraguayos en el Gran Rosario, intentamos con una infografía de desarrollo propio, creada con jQuery. Finalmente, también la herramienta Thinglink nos resultó potente para mostrar datos sobre imágenes interactivas.

Con esas primeras experiencias desarrolladas y afianzadas, organizamos en 2013 un Curso de Formación y Capacitación profesional para periodistas, junto al Sindicato de Prensa Rosario. Allí, bajo una metodología teórico-práctica, con una buena cuota de taller, abordamos cuestiones como la búsqueda y acceso a base de datos en línea, la recuperación documental de textos, búsquedas inteligentes en la web (motores de búsqueda, metabuscadores, filtrado mediante operadores, búsqueda combinatoria especial, buscadores específicos por formato, buscadores académicos), aplicaciones multiplaforma y multisoporte para la organización de información a través del guardado de notas, antecedentes del periodismo de datos (periodismo de precisión y periodismo de investigación asistido por ordenador), compilación, filtrado y limpieza de datos, contextualización de la información y comunicación de los datos (visualización de datos, georreferenciación).

También desarrollamos, a partir de este año, una experiencia con estudiantes de la Licenciatura en Comunicación Social (Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales, Universidad Nacional de Rosario), incorporando al programa académico del Seminario de Integración y Producción (modalidad: Periodismo Digital) una unidad específica sobre periodismo de datos. De este modo, el programa tradicional se completará con aprendizajes específicos del campo del data journalism.

Sin embargo, el desarrollo más interesante se produjo en el marco del trabajo de investigación que culminó con la publicación del DocuMedia: “Calles Perdidas, el avance del narcotráfico en la ciudad de Rosario”. Se trata de un documental multimedia interactivo –el cuarto DocuMedia producido por nuestra Universidad- donde se conjugan técnicas del documentalismo, el periodismo de investigación y el periodismo de datos, produciendo un conjunto de recursos integrados en una plataforma interactiva. El trabajo fue recientemente reconocido con el Premio Internacional Rey de España 2013 en la categoría Periodismo Digital.

Con “Calles Perdidas” propusimos un recorrido por la trama del narcotráfico en la ciudad de Rosario, analizando la realidad de los distintos barrios y repasando la complejidad de actores sociales implicados. Uno de los principales aciertos de ese trabajo fue, probablemente, la idea de incluir un mapa interactivo donde nos ocupamos de georreferenciar los homicidios y hechos violentos ocurridos en la ciudad desde enero de 2012 a la actualidad.

Para el desarrollo del DocuMedia se conformó un equipo multimedia con profesionales de diferentes perfiles y experiencias, incluyendo periodistas, realizadores audiovisuales, diseñadores, desarrolladores web, infografistas, fotógrafos e ilustradores. Trabajaron en “Calles Perdidas”: Fernando Irigaray, Marcelo Colman, Patricio Irisarri, Matías Loja, Anabela Alemanno, Gisela Moreno, Anahí Lovato, Andrés Aseguinolaza, Agustín Pagliuca, Alejandro Coscarelli, Martín Pérez, Joaquín Paronzini, Aldo Iñiguez, Marcos Riganti y Sebastián Suárez Meccia.

Hasta el año 2012, la Unidad Regional 2 de Policía de Santa Fe había hecho públicos los datos de homicidios totales ocurridos en el departamento Rosario. Sin embargo, las crónicas policiales diarias daban cuenta de una escalada de homicidios violentos en los barrios de la ciudad. Esos crímenes se comunicaban como hechos aislados y estaban desperdigados por los portales de noticias de la región, caratulados como “ajustes de cuentas”.

Al interior del equipo periodístico de la Universidad, nos propusimos, luego, sistematizar la información dispersa y organizarla en una tabla de datos que diera cuenta del número de víctimas que se producían mensualmente. Resolvimos identificar, también, el sexo y la edad de las víctimas.

Además, decidimos ubicar esos hechos sobre un mapa de Rosario. Esa estrategia nos permitió ver que la totalidad de la ciudad está implicada en la problemática. Sobre cada hecho marcado, agregamos una descripción breve y un enlace a la noticia donde se refería el homicidio. Comenzamos a observar, de este modo, que muchos homicidios se producían utilizando la misma metodología, en un radio de pocas cuadras de distancia.

Decidimos agregar otras capas de información al mapa, sumando a los homicidios el conjunto de acciones policiales y vecinales producidas en relación al narcotráfico: incautaciones, destrucción de bunkers, detenciones. También añadimos las jurisdicciones policiales, es decir, las áreas que competen a cada comisaría de la ciudad. Esa transposición de datos nos permitió observar, claramente, las relaciones entre homicidios, balaceras y localización de kioscos y bunkers; e identificar los lugares más “calientes” y su relación con la competencia policial sobre cada zona.

La tecnología de Google Maps fue el sustento utilizado para la georreferenciación. A ella se sumó un desarrollo con jQuery para permitir a los usuarios interactuar con la información de las capas, filtrando datos y seleccionando diferentes opciones de visualización. Definitivamente, esa tarea de sistematización y visualización de datos marcó la diferencia entre ver los fragmentos de una realidad problemática y armar el rompecabezas. Por otra parte, el filtrado de datos por edad y género nos permitió evidenciar que cerca del 50% de los muertos en Rosario son varones menores de 25 años.

Para mostrar esa información decidimos utilizar una doble estrategia, siguiendo la propuesta conceptual de Alberto Cairo: las infografías nos sirven para explicar; la visualización de datos, para explorar”. Entonces, organizamos dashboards de gráficos interactivos que se actualizan mensualmente.

Luego reforzamos esa visualización con piezas infográficas animadas, diseñadas para destacar datos particulares. El diseño de infografías interactivas nos permite explicar relaciones entre datos puntuales puestos en contexto. Los sets de datos, en cambio, ponen al alcance de los usuarios la posibilidad de explorar por sí mismos las propiedades del fenómeno.

En su conjunto, ciertamente, los procedimientos del periodismo de datos le dieron sustento denso al relato de una historia ardua y compleja como la que contamos en DocuMedia: “Calles Perdidas, el avance del narcotráfico en la ciudad de Rosario”.

Anahí Lovato (@anahilo)

Lic. Anahí Lovato. Coordinadora de contenidos multimedia (Dirección de Comunicación Multimedial, Universidad Nacional de Rosario). Docente en Seminario de Integración y Producción (Licenciatura en Comunicación Social, UNR). Guionista e investigadora en proyectos transmedia. Community Manager.

Un proyecto de               Gracias al apoyo de