El proyecto “Una Vida es una Vida”

Claudia Méndez Arriaza

“Una vida es una vida” es un sitio de Internet que presenta a sus lectores tres productos esenciales: un mapa interactivo de datos para registrar las víctimas de homicidio en la ciudad de Guatemala, un blog que desarrolla notas exclusivamente sobre la violencia homicida y una sección para visualizar el análisis de datos sobre el fenómeno criminal (incidencia geográfica, perfil de víctimas, frecuencia en espacio y tiempo).

Sería redundante repetirlo, pero debo anotar que vivo en una de las ciudades más violentas de la región (67 homicidios por 100 mil habitantes). Y no puedes evadir esta condición cuando eres reportero o editor en medio de esta realidad. En ocasiones debí cubrir la hora de cierre en el diario elPeriódico, donde trabajé durante 15 años, y entonces noté que la siguiente escena era repetitiva: el reportero de turno llegaba para decir que en determinada zona había un ataque y que tres personas murieron, como editora le pedía que averiguara los detalles del hecho para saber si apartábamos un espacio para nuestra edición; pero ambos sabíamos que sólo cuando se tratara de una circunstancia excepcional, íbamos a detener la producción del diario para incluir una nota más de homicidios. Aplicaba acá el principio fundamental que todos estudiamos cuando aprendemos: ¿qué es noticia?, ¿que un perro muerda a un hombre o que un hombre muerda a un perro?

Ese principio, no obstante, era cruel y desequilibrado. ¿Qué condición definía que ciertas víctimas sí ocuparan un espacio en nuestras páginas y ciertas otras no? Esta respuesta es más compleja que sencilla. Y para ser honestos, al debate debíamos añadir otra pregunta esencial: ¿qué periódico puede sostener 17 notas de homicidios en sus páginas? ¿hay uno solo cuyas páginas alcancen para registrar a cada víctima?

La respuesta a esta última pregunta es que ninguno, aunque si repetimos y repetimos y volvemos a repetir la pregunta, la solución es distinta: el periodismo en línea ofrece ahora un espacio ilimitado. Y, a medida que el periodismo de datos se desarrolla, las opciones para responder a esa interrogante se multiplican. “Una vida es una vida” nació entre 2011 y 2012, durante mi año como becaria de la Fundación Nieman en la Universidad de Harvard. Una de las condiciones de mi beca era concluir el año con una propuesta periodística. Y a lo largo de esos meses, especialmente cuando hice contacto con el Instituto de Sistemas de Análisis Geográfico, definí y desarrollé el proyecto.

No es el primero de este tipo, aunque gracias a los antecedentes, sirvió de mucho conocer los sitios que han desarrollado grandes medios y también periodistas independientes: el mapa de homicidios de The New York Times, por ejemplo, o la propuesta de cobertura de muertes violentas de la sección de datos de Los Angeles Times y, en especial, fue inspirador el trabajo Homicide Watch de la periodista Laura Amico.

La balanza, la independencia y la agenda propia

Emprender la realización del sitio implicó varios esfuerzos. Supone cambiar un marco mental: Comprender el lenguaje y la dinámica del nuevo ecosistema. No puedo codificar, pero he aprendido que un programador identificado con las motivaciones logra hacer “mover” la pantalla.

El sitio nació, se modificó y transformó a lo largo de 2011 y 2012. Su propuesta es balancear la cobertura de muertes violentas en la Ciudad de Guatemala. Al crear una base de datos que registra a cada víctima y la respuesta judicial a cada crimen, pretende generar debate y discusión abierta sobre la violencia que afecta a esta capital.

Quien navegue en el sitio podrá enterarse además de la identidad de quienes mueren de manera violenta, de las condiciones y factores que describen el fenómeno de homicidios en la ciudad guatemalteca: horas y días, por ejemplo, o meses y evolución judicial de los casos.

En su fase inicial (enero-junio 2012) se basó en los reportes consolidados que proporcionó el Centro de Coordinación de Información Institucional (CECOIN) del Ministerio de Gobernación de Guatemala. Allí un equipo, con mística y pasión, trabaja en el registro y análisis cuidadoso para comprender las condiciones de la violencia a nivel nacional. En su fase más reciente (a partir de junio 2012), la base de datos se construyó semanalmente alimentada por los reportes diarios de novedades de Policía Nacional Civil (PNC).

La Fiscalía de Delitos contra la Vida en el Ministerio Público (MP) es clave para ampliar el alcance del proyecto. Aunque no existe un reporte público que permita conocer el avance de cada caso, a partir de entrevistas con Ricardo Guzmán, el jefe de la unidad, se identificaron variables que ampliarán la base de datos original para observar la respuesta judicial a cada crimen.

Hubo momentos clave en la concepción de este trabajo: observar y seguir sitios como el Proyecto Mapa de Homicidios de Los Angeles Times y conversar con los creadores de Homicide Watch fue determinante para completar las ideas. El apoyo del Center for Geographic Analysis de la Universidad de Harvard fue fundamental para estudiar el tema desde la perspectiva espacial. Una poderosa discusión de arte, números y periodismo, en el International Symposium for Journalism 2012 fue inspiradora para propulsar la sección de análisis y visualización de datos.

¿Qué logra Una vida es una vida?

  • Equilibra la balanza en cobertura de homicidios
  • Desarrolla una agenda propia sobre el tema para el medio y los periodistas
  • Una conexión interactiva con sus lectores

Claudia Méndez Arriaza (@cmendeza)

Reportera de investigación enfocada en casos de derechos humanos, corrupción y narcotráfico. Actualmente trabaja en Revista Contrapoder y A las 8:45 de Canal Antigua. Trabajó en elPeriódico durante 15 años. Creadora del sitio www.unavidaesunavida.org, el mapa interactivo de datos sobre los homicidios en ciudad de Guatemala.

Un proyecto de               Gracias al apoyo de