SocialTIC y la Escuela de Datos

Sergio Araiza

A inicios de 2013, en el equipo de SocialTIC decidimos enfrentar una tarea que consideramos fundamental para el habilitamiento tecnológico de los actores de cambio en América Latina: la formación en el uso de datos. Después de varios años impulsando el empoderamiento digital era cada vez más evidente que para poder lograr articular acciones de incidencia basada en información y argumentos, se debían trabajar capacidades básicas de análisis y manejo de datos. A medida que las corrientes de apertura de datos crecieron, también lo hicieron las exigencias para periodistas y activistas en poder hacer uso óptimo de la información accesible y generable utilizando las nuevas tecnologías, que se ven frenadas por una formación tradicional que no sólo está distanciada de las herramientas útiles para gestiones de datos sino que no fomenta que se forjen nuevas narrativas propias en ambientes digitales.

Al revisar muchos de los espacios existentes para aprender a obtener, manejar, analizar y visualizar datos, notamos tres grandes deficiencias en los ecosistemas de recursos sobre datos. Primero, la mayoría de los recursos disponibles en Internet no están en nuestro idioma, excluyendo a miles de actores de cambio en América Latina. Segundo, las referencias prácticas en el uso de datos eran extranjeras, principalmente anglosajonas y gestadas en contextos tecnológicos, institucionales y de acceso a datos, muy distintos a los que se viven en América Latina. Y por último, los recursos didácticos se encuentran en tantos distintos espacios digitales y comunidades de práctica que el acceder a contenidos relevantes para actores de cambio implica un ejercicio de inherente búsqueda y curación de recursos.

Ante lo anterior, nuestra primera reacción fue la de crear una currícula y contenidos propios con base en la experiencia didáctica inicial formando a activistas e impulsando el hacking cívico. No obstante, al conocer el proyecto School of Data de Open Knowledge Foundation, optamos por sumar esfuerzos e iniciar la traducción de contenidos para formar Escuela de Datos. El proyecto replicó la currícula inicial, la lógica de aportación comunitaria y los enfoques didácticos de la versión en inglés.

La currícula inicial de Escuela de Datos abarca muchos de los aspectos más fundamentales (y necesarios) a los que se enfrenta una persona que trabaja con datos. Los temas generales que se abarcan son:

  • Fundamentos de datos
  • Cómo acceder a datos
  • Extracción de datos de PDF, web y otros formatos cerrados
  • Limpieza de datos
  • Manejo de datos georeferenciados
  • Visualización de datos
  • Gastos y presupuestos
  • Narrativas basadas en datos

Adicional a los recursos, el proyecto acuña la "expedición de datos", un concepto didáctico que ha sido rápidamente adoptado y posteriormente "hackeado" en América Latina. Una expedición de datos consta de una sesión de entre 4 y 6 horas que une a un grupo multidisciplinario (analistas, programadores, diseñadores, investigadores y narradores) para poder dar solución a una pregunta básica en el trabajo con datos: ¿Qué dicen los datos? Lo relevante de la expedición son todos aquellos procesos de aprendizaje e intercambios de enfoques que se dan entre personas con formaciones distintas, bajo una dinámica de análisis constante de una serie de datos que normalmente implica enfrentar retos técnicos (ej. extracción, limpieza, manejo de datos, etc.), analíticos (ej. correlación de variables, validación estadística, etc.) y contextuales (ej. verificación de información, identificación de relevancia de la información, etc.). Además, después de horas de análisis se refuerza o descarta la hipótesis sobre aquello que se está capturado por los datos, se profundiza sobre el tema en cuestión y se tiene mayor agudeza sobre qué se puede hacer con esa información (ej. tácticas para la incidencia, investigaciones periodísticas, visualización de datos, etc).

Escuela de Datos, además del contenido inicial, acuñó dos principios que consideramos fundamentales para el contexto latinoamericano: el tener una marca común y desvinculada a instituciones de la región y que su utilidad está basada en la participación de los individuos y organizaciones que integren la comunidad.

A medida que Escuela de Datos y sus subsecuentes versiones lingüísticas en distintas partes del mundo crecen, también aumentan y se diversifican contenidos y enfoques para la enseñanza de datos. Por ejemplo, desde México hemos definido una metodología para integrar la enseñanza de distintas herramientas para el manejo de datos como parte de una expedición de datos. En Francia, han buscado llevar los contenidos a públicos infantiles con tal de formar en materia de datos a las nuevas generaciones. Y a medida que aumentan las colaboraciones hispanoamericanas, se incrementa la exposición de los proyectos regionales, inspirando y formando a grupos que trabajan con datos o están por hacerlo.

Participar en la Escuela de Datos es sencillo. Si ya trabajas con datos, comparte tus experiencias y proyectos escribiendo en el blog. También puedes ser parte de la red de especialistas que desarrollan contenidos nuevos y resuelven dudas técnicas en la comunidad regional e internacional. Si ya entrenas en el uso de datos, participa en los llamados para fellows o forma un capítulo de la Escuela De Datos para apoyar de manera constante a los actores de cambio de tu país. Y si estás aprendiendo, simplemente participa en las redes sociales y en las comunidades dateras enviando dudas y sugiriendo mejoras a contenidos y recursos existentes.

Sergio Araiza (@mexflow)

Licenciado en Ingeniería en Sistemas Computacionales por el Instituto Politécnico Nacional - ESCOM Escuela Superior de Computo. En el ámbito social es líder de activismo digital y seguridad informática para organizaciones de la sociedad civil y grupos de activismo. Es Miembro de Internet Society México, SocialTIC y Escuela de Datos.

Un proyecto de               Gracias al apoyo de